Todos los cursos y master
Euroinnova Business School

linfocitos altos y neutrófilos bajos causas

Universidad Europea Miguel de Cervantes Universidad Nebrija UDIMA UCDM ACSA Universidad Catolica de Avila
O también puedes SOLICITAR INFORMACIÓN GRATIS sobre linfocitos altos y neutrófilos bajos causas
Master cursos online Euroinnova

Linfocitos altos y neutrofilos bajos causas

Paso 1 >> Paso 2 > Fin
TE ORIENTAMOS PARA QUE ENCUENTRES UNA FORMACIÓN ADECUADA PARA TI

Tener los linfocitos altos y/o los neutrófilos bajos es una variación bastante común que padecen muchas personas. No obstante, aunque no es algo por lo que alarmarse, es conveniente detenernos y averiguar las causas que la están provocando. En esta entrada vamos a explicar de manera sencilla, cuáles son las posibles razones que producen este desafase.   

linfocitos altos y neutrofilos bajos causas

¿Qué son los linfocitos?

Los linfocitos son un tipo de célula que se producen en la médula ósea, y que podemos encontrar tanto en la sangre como en el tejido linfático.

En el organismo identificamos dos tipos de linfocitos: los linfocitos B y los linfocitos T, cada uno encargado de cumplir diferentes misiones. Por ejemplo, el linfocito tipo B se ocupa de crear anticuerpos, mientras que el tipo T, orienta su actividad a destruir células tumorales y controlar las respuestas inmunitarias. De esta manera, los linfocitos se clasificarían como un tipo de glóbulo blanco.

"Los linfocitos se definen como un tipo de glóbulo blanco o leucocito cuya labor principal es la de una respuesta inmune ante agentes extraños o contaminantes para el organismo"

Contar con niveles elevados de linfocitos en sangre se denomina como linfocitosis y suele ser más común entre los niños mientras que, por otra parte, el recuento bajo de linfocitos puede advertir de la existencia de enfermedades más delicadas de tipo cancerígeno. Por la importancia que tiene, los niveles de linfocitos suelen controlarse por prescripción médica durante la etapa de embarazo

¿Qué son los neutrófilos?

Los neutrófilos son células inmunitarias que ayudan a combatir infecciones atacándolas directamente para intentar eliminarlas. Los neutrófilos también se consideran como un tipo de glóbulo blanco. Más específicamente, se puede clasificar a esta célula como un tipo de granulocito y un tipo de fagocito.

En este caso, las alteraciones en los niveles normales de neutrófilos se denomina como neutrofilia. Si los neutrófilos se encuentran bajos, puede producirse neutropenia, la cual incrementa la posibilidad de que podamos contraer infecciones ya que el organismo se encuentra más desprotegido y debilitado. 

Tanto los linfocitos como los neutrófilos son glóbulos blancos pero, ¿qué función desempeñan? 

Los glóbulos blancos combaten las infecciones por bacterias, virus, hongos y otros patógenos. Son células fundamentales en nuestro organismo para eliminar ciertos elementos que amenazan a nuestra salud. Aunque es bueno tener un recuento bajo de glóbulos blancos, valores muy bajos puede dar lugar a neutropenia

El sistema inmune se encarga de proteger al organismo frente a infecciones de diversa índole. Las células de este sistema reciben el nombre de glóbulos blancos o leucocitos, que se encuentran en sangre y de los cuales existen diferentes tipos, como los neutrófilos, cuyas alteraciones pueden provocar diferentes infecciones en el sistema inmune y generar daño al organismo.  

Una de las alteraciones es la neutrofilia, que se produce cuando el número de neutrófilos y leucocitos es muy elevado, provocando infección en el cuerpo. Si los neutrófilos se encuentran bajos, puede tener lugar la infección conocida como neutropenia, que también afecta a las células del cuerpo.

Los leucocitos también conocidos como glóbulos blancos, son las células sanguíneas encargadas de protegernos contra los agentes patógenos, como las bacterias, los gérmenes y los virus.

Los glóbulos blancos o leucocitos combaten las infecciones por bacterias, virus, hongos y otros patógenos. Son células fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

¿Qué ocurre cuando tenemos los linfocitos altos y neutrófilos bajos?

Si tras realizar un análisis se advierten en los resultados niveles de linfocitos altos y neutrófilos bajos, es posible que se trate de alguna enfermedad de tipo hereditario o alguna infección bacteriana. Obtener resultados de linfocitos altos y neutrófilos bajos en un análisis de sangre,  nos indicaría que probablemente existe un algún fallo en nuestro sistema inmune.

Neutrófilos bajos causas

  • Neutrófilos bajos puede desembocar en neutropenia. Las causas de la eliminación de neutrófilos puede venir derivada de:
  • Tratamientos Oncológicos
  • Ciertos tipos de medicamentos
  • Infecciones, como se ha comentado anteriormente
  • Enfermedades de tipo autoinmune
  • O algún tipo de trastorno originado en la médula ósea

Linfocitos altos causas

El aumento repentino se puede deber a varias causas, entre ellas:

  • Hígado graso.
  • Hepatitis.
  • Enfermedades del páncreas.
  • Hepatitis B o C.
  • Enfermedad de Wilson.
  • Cirrosis hepática.
  • Tumores de hígado.
  • Cáncer de hígado.
  • Quistes.

¿Cómo combatir deficiencias inmunológicas?

Una de las maneras más inocuas de combatir la deficiencia de glóbulos blancos y reforzar nuestro organismo, es a través de los hábitos alimentarios. La alimentación juega un papel fundamental a la hora de reforzar nuestro sistema inmunitario. Aunque no solamente repercute positivamente en este sentido, sino que seguir una hábitos alimentarios saludables se recomienda para mejorar prácticamente cualquier función del cuerpo.

"Una de las maneras más naturales de combatir la deficiencia de glóbulos blancos es a través de una correcta alimentación"

Para combatirlos hay que subir las defensas. Aumentar los glóbulos blancos lo ideal es tener una buena alimentación, beber más de dos litros de agua, incorporar pescado a la alimentación, ácidos grasos omega 3 y 6, vitamina C y vitamina B. Para aumentar las defensas se necesitan alimentos que contengan  proteínas, realizar ejercicio de forma diaria, y mejorar los hábitos de vida. 

No obstante, también se puede tratar con una medicación específica, aunque la ingesta de medicamentos es una solución más agresiva ya que siempre va a estar sujeta a otros efectos no deseados. Si te interesa mejorar las deficiencias inmunológicas y mejorar la salud a través de la alimentación, a continuación puedes consultar algunos cursos relacionados.

¿Cómo identificar si tenemos deficiencias inmunológicas?

Mucha gente se pregunta si tiene niveles normales de glóbulos blancos. Una manera de identificarlo es mediante la resistencia de nuestro cuerpo frente a amenazas externas. Es decir, si con frecuencia solemos enfermar de catarro, si aparecen llagas bucales o nos sentimos decaídos y sin mucha energía, pueden ser síntomas de tener un déficit de glóbulos blancos. 

No obstante, la manera más fidedigna de averiguarlo es a través de un análisis sanguíneo. En él se puede concretar cuál es la cifra de glóbulos blancos con la que contamos. Para considerar que se tienen niveles normales los glóbulos blancos bajos, se toma como porcentaje de referencia en torno al 20% o 40% de Se puede considerar como porcentaje de referencia para el total de  glóbulos blancos o leucocitos 

Si en algún momento aparece una alteración de los niveles, y estos superan el cuarenta por ciento, se puede empezar hablar de linfocitosis. No obstante este valor es orientativo y puede variar en función de la persona especialmente considerando si se trata de un niño o de un adulto

Por el contrario, si en un  análisis de sangre, se detecta que los linfocitos son bajos, no hay de qué preocuparse. La salud puede verse un poco afectada por una infección bacteriana, por ejemplo, pero sin que necesariamente esta derive en nada más grave. No obstante, lo recomendable es contar con un volumen de linfocitos entre el porcentaje que hemos comentado. 

¿Qué son las transaminasas?

Las transaminasas son una serie de enzimas que se almacenan en los músculos o en el corazón, pero sobre se almacenan en el hígado. Se debe a que la enzima es producida por las células del hígado cuya función se efectúa en el metabolismo. Las más comunes son glutamato oxalacetato transaminosa (GOT) y el Glutamano piruvato transaminosa (GPT).

Los niveles de esta enzima se puede localizar en el cultivo sanguíneo o hemograma. Si los valores son anormales nos puede indicar las lesiones hepáticas. Los síntomas y la evolución de ciertas enfermedades del hígado puede deberse a una alimentación pobre en minerales y proteínas o un exceso de consumo de alcohol y de ciertos medicamentos.

Hay dos tipos de linfocitos que son: monoclonal y reactiva o policlonal. En el caso de los linfocitosis policlonal suele ser causada por infecciones virales o bactrianas además de alergias a algunos fármacos y enfermedades autoinmunes. Por otro lado si se trata de linfocitosis monoclonal se referirá a un defecto linfoide como por ejemplo puede ser en el caso de las personas que padecen leucemia.  Algunos ejemplos de estas causas son:

-Tosferina: se trata de una patología que se provoca por la presencia de bacterias y es altamente contagiosa puesto que produce una tos casi imposible de controlar y genera problemas respiratorios.

-Paperas: se trata de una patología infección que se caracteriza por la inflamación dolorosa de las glándulas salivales, que se puede contagiar a través de las vías respiratorias: boca y nariz.

-Leucemia: ya la hemos mencionado anteriormente. Se trata de una enfermedad desarrollada en la medula ósea de los individuos que provoca la elevación sin control de los leucocitos. Todos conocemos de manera coloquial la leucemia como un cáncer en la sangre. Algunos de los síntomas son: ganglios, pérdida de peso, fiebre alta, fatiga, etc.

-Vasculitis: se trata de una patología que afecta de forma directa a los vasos sanguíneos provocando su inflamación en el caso del sistema inmunitario ataca por error a los vasos sanguíneos. Esto afecta a las arterias, venas y capilares y por lo tanto es una causa de linfocitos altos.

Estas son algunas de las causas que pueden derivar los linfocitos altos aunque existen otras muchas causas que podrás conocer a lo largo del desarrollo del curso. Pero entonces, ¿Cómo reducir el nivel de linfocitos?

Realmente no hay un tratamiento específico ya que hay que conocer cuál es su causa. Si se trata de enfermedades de procesos infecciosos se tratan con antibióticos, agentes antivirales y hay veces que también con fármacos antinflamatorios.

Si se tratan de enfermedades derivadas del cancera se tratan con sus correspondientes medicamentos y los procedimientos como son: radioterapia, quimioterapia o trasplantar la médula ósea En este caso la hidratación es fundamental para reducir los linfocitos altos.

Para poder conocer los valores de las transaminasas es necesario un análisis de sangre donde podemos ver cuál es el aumento y su motivo. Se hace varias veces para estudiar la evolución del problemas. Si te interesa conocer más acerca de las enzimas, detección de agentes patógenos y análisis, puedes consultar algunos cursos relacionados con la hematología. 

Encuentra más información en nuestra web

En nuestra web podrás ver toda la información que necesites sobre nuestros cursos, programas de máster y postgrado, entre otras modalidades formativas.  Al final de esta página encontrarás un sencillo formulario con el que ponerte en contacto con nosotros solicitando toda la información adicional que necesites. 

En nuestra web podrás ver toda la información que necesites sobre nuestros cursos homologados y másters oficiales válidos para baremar en oposiciones. Se trata de una formación superior que te permite ganar esos puntos adicionales determinantes a la hora de conseguir una plaza para la administración pública.

Síguenos a través de nuestras redes sociales. Publicamos las últimas noticias relacionadas con educación, empleo y formación profesional. 

¡Te esperamos!

Últimas becas
RELLENA TUS DATOS Y TE LLAMAMOS GRATIS
+34